Texto escrito por Claudio Naranjo para el lanzamiento de la publicación Fritzgestalt

De Friedrich a Fritz

En vísperas de un peregrinaje a Bodhgaya (India)con ocasión de la Ceremonia por la Paz del Mundo, Claudio Naranjo -psiquiatra, escritor y pionero de la psicología transpersonal- relata la transformación del Dr. Friedrich Perls en ese genio desafiante llamado Fritz..Alguien cuya grandeza fue que no estuviera sólo dispuesto a herir el amor propio ajeno sino a cuestionarse..profundamente a sí mismo.



Es poca la gente importante a quien todo el mundo llama por su primer nombre, como ocurría con Fritz en California durante los años 60. Es cierto que hablamos de Leonardo y de Miguel Angel, de Moisés y Julio Cesar, y tantos otros de la antigüedad y del Renacimiento; pero aún durante los años del florecimiento de la contracultura era inusual hasta para un moderno. Y significativo. No cabe duda de que cuando Gaines llamó a su libro "Fritz" y no "Friedrich Perls" lo hizo con plena conciencia de cuánto expresaba con ello el espíritu del viejo maestro a quien la familiaridad de ninguna manera quitaba autoridad y cuyo ascendiente no precisaba apoyarse en fórmulas autoritarias ni prestadas.Hace sólo algunos días me contaba un colega norteamericano cómo Isadore From (quién desaprobaba vehementemente ese "Fritz"), argumentaba que debía llamárselo "Friedrich".No es de extrañar, ya que el mismo From pretendió que Fritz había degenerado al trasladarse a California, y detestó a los gestaltistas de la generación siguiente.

Para él "Friedrich" era aquel Perls que había tenido el privilegio de conocer (supuestamente en sus buenos tiempos) y que los Fritzistas ignoraban; un Perls de quien (paradójicamente) pretendía ser juez, a quien habia conocido como psicoanalista a través de años de diván y por quien pretendía haber sido aceptado con facilidades de pago porque presuntamente Fritz había querido aprender de él fenomenología.

No creo que From sospechara del salto que dio Fritz al dejar atrás el Dr. Friedrich Perls, ni la fenomenología viva que encontró cuando dejó de interesarle la teoría fenomenológica.Ahora que Luis Yacachury me ha pedido algo sobre Fritz con motivo del lanzamiento de una revista "Fritz-gestalt", y aunque -en vuelo hacia la India y en vísperas de un período de retiro- sólo puedo responder a su deseo con algo muy breve, quiero por lo menos celebrar el nombre de la publicación. Pues me parece que la ortodoxia de la gestalt de EE.UU. apenas reconoce a Friedrich. Aprovecho también la ocasión para darme el gusto de incluir con esta nota la apreciativa caricatura del irreverente maestro que ilustra un pasaje que he citado al comienzo de "Gestalt sin fronteras" y que la editorial Era naciente decidió omitir por no arriesgar, para no perjudicar la venta del libro en una era que tal vez no acaba de nacer; ese Fritz sin apellido, desnudo de teorías e iconoclasta: que ofendió a sus primeros discípulosnorteamericanos con la flasfema declararación de que la teoría de la gestalt fuese un rollo elefantiásico "elephant shit", (a propósito aunque "rollo" suene más civilizado que "Bullshit" - literalmente: mierda de toro- me parece el equivalente más justo de este término favorito de Perls). Pero la grandeza de Perls fue que no estuviera sólo dispuesto a herir el amor propio ajeno sino a cuestionarse profundamente a si mismo. Se puede pensar que al despojarse de sus antiguas vestimentas imaginarias y mientras se encaminaba a esa postura tan triunfadora de quien se apoya sobre sus propios pies, debe de haberse sentido a ratos muy incómodo. Así, se pregunta en su libro autobiográfico acaso no he sido "otro charlatán judio más" se refería nada menos que a Freud y a Marx -indudables genios y agentes de salvación potencial- a la vez que charlatanes como él, solo que aquellos nunca llegaron a reconocerlo. Es probable que ofenda a algunos, al decir que Fritz fue un charlatán conciente, pero lo digo como un alto homenaje e imagino que, entendiéndolo así, me hace él un guiño de reconocimiento desde el otro lado.



Singapur, 27 de Enero de l995.